Google+

Fútbol de los 70, 80 y 90 con todo tipo de documentales de fútbol (cracks, jugones, ...)

Hoy hablamos de un jugador en el que su importancia histórica traspasa el ámbito deportivo, famoso por una acción que simboliza múltiples disputas, luchas y peleas cuyo origen se remonta tiempos inmemoriales. Su protagonismo histórico no oculta la brillantez de su carrera deportiva, siempre luchando por hacerse un hueco el poderoso Milán de los 90, su éxito con la “recién nacida” Croacia fue su mayor logro.

Boban nació en lo que por aquel entonces se conocía como Yugoslavia, un complejo entramado político del que formaban parte Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Serbia y Montenegro, Macedonia y Croacia. Con el paso de los años los “yanquis” hicieron lo que quisieron creando esperpentos como Kosovo, en las múltiples guerras que se sucedieron durante los 90 (que la gente “piensa” que hubo una (la que les interesaba a los de siempre).

Los hechos bélicos desarrollados durante los principios de los 90, impidieron a Boban y a múltiples jugadores balcánicos jugar con la selección yugoslava durante años, y cuando pudieron tuvieron que hacerlo en los países surgidos después de la guerra. Esto hecho impidió que pudiéramos ver juntos en un mismo equipo a Mijatovic, Boban, Suker, Kodro, Mihaiovic, Kovacevic, Savicevic,… una interminable lista de grandes jugadores. Yugoslavia quedó excluida de la Eurocopa de 1992, su plaza la ocupó Dinamarca, que encima tenía lesionado a su gran estrella, Michael Laudrup. La fortuna y el destino es caprichoso, Dinamarca logró su mayor éxito deportivo por la ausencia balcánica amparada en una férrea defensa en la que destacó un cancerbero llamado, Peter Schemeichel.

Boban "ataca" a un policia serbio

Boban “ataca” a un policia serbio

Boban empezó a destacar en el Dinamo de Zagreb. Su talento innegable pronto le convirtió en una de las grandes promesas del campeonato balcánico pero el clima que se respiraba en el país era prebélico y luego llegó su “histórica acción”. Las imágenes valen más que las palabras, hay una magnífica serie de documentales llamada Football Hooligans International protagonizada por Danny Dye (Mean Machine, Football Factory). Algunos le recordareis por las “lecciones” que le da Jason Statham en el papel del “Monje”.

A partir del minuto 3, narran la historia con bastante brillantez:

Fue como el preludio de la guerra civil. En un derbi los disturbios acabaron en batalla campal, en medio de la batalla dos guardas “ayudaban” a un “inocente” seguidor; la reacción de Boban fue de oposición a la autoridad, lanzó una patada que le convirtió en símbolo del nacionalismo croata.

Su talento no podía perdurar en una tierra en la que se percibía el odio y resentimiento, emigró a la mejor liga que había en los 90, la durísima Serie A, el Calcio.

Comenzó jugando en el Bari dónde dio auténticos recitales que le llevaron a fichar en 1992 por uno de los mejores equipos de la historia, el Milan de los 90; en equipo que dejó su impronta en la historia del futbol de la mano de dos entrenadores de leyenda (Arrigo Sacchi y Fabio Capello), un presidente que invertía (un tal Silvio) y unos jugadores magníficos, por citar alguno; Maldini, Baresi, Van Basten, Gullit, Rikjard, Papin, Weah,…

En aquellos tiempos sólo jugaban 3 extranjeros, y extranjero era cualquier que no fuera del país, que significa esto, pues que siempre jugaban 8 italianos (“Jugadorcillos” como Massaro, Ancelotti, Albertini, Lentini, Tasotti, Rossi,..) y que los 3 extranjeros debían marcar la diferencia.

La competencia para él siempre fue durísima, el año en que llegó debía pelear por un puesto con Gullit, Rikjard, Savicevic, Papin y Van Basten; casi nada… “los tres holandeses”, Papin “balón de oro” y Dejan…. Calidad no le faltaba.

the great milan

The great Milan

En el Milán pasó la mayoría de su carrera deportiva, siempre luchando por un puesto en uno de los mejores equipos de la historia. Pocas temporadas fue titular indiscutible pero siempre era de los que más jugada y más queridos por los tiffosi. Con el A.C. ganó todo lo posible a nivel de clubs, cuando se cansó del Calcio decidió retirarse en una liga y un equipo que representaban la apuesta por el buen futbol, el Celta de Vigo de Víctor Fernández. Nunca le gustó la “competencia”, en Vigo compartió minutos con un tal Mostovoi en un equipo en el que figuran jugadores míticos como Cáceres, Berizzo, Sylvinho, Gustavo López o Benny McCarthy. Finalmente se retiró aunque le sobraba calidad para continuar.

Su Mundial fue el del 98, aquel en el que Zidane fue protagonista en la final.

boban y zidane

Boban y Zidane

Tras pasar una dura repesca con Ucrania accedieron al Mundial, donde les esperaba un grupo con Argentina, Jamaica y Japón. Pasaron segundos tras Argentina.

Poco a poco el bloque croata fue haciéndose más sólido en base a su fortaleza defensiva y su gran calidad ofensiva, destacaban Bilic, Stanic, Asanovic, Prosinecki, Jarni, Boban y Suker principalmente Aunque eran un equipo muy técnico su solidaridad y sentimiento nacionalista les convirtió en un equipo temible.

En octavos eliminaron a un talentoso equipo rumano por la mínima, después dieron una autentica exhibición, ganaron a Alemania 3-0 en cuartos. Luego llegó el partido contra “el anfitrión” en la semifinal.

El partido fue especular, plagado de nerviosismo. Los croatas se adelantaron por medio de su pichichi, un Davor Suker en especial estado de gracia. Luego Francia achuchó pero se golpeaba una y otra vez contra el muro croata, no era la noche de Zidane, Djorkaeff o Henry, pero apareció uno de las mejores defensas de la década cuándo menos se lo esperaba, Lillian Thuram, en labores ofensivas. ¡¡Dos goles como dos soles!!

Suker y Boban festejan el triunfo croata

Suker y Boban festejan el triunfo croata

A pesar de su histórica patada no fue un jugador violento, era un jugador de calidad, el típico media punta de los 80-90, “jugones” a los que era imposible quitar el balón, dominaban con maestría el arte del pase y su conducción era maravillosa.

Para finalizar os dejó un video con sus 10 mejores goles. Recomiendo verlo porque muestran la espectacularidad y poderío del Calcio en los 90 y porque uno no deja de sorprenderse de los grandes jugadores que coincidieron con en la poderosa plantilla rossonera.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>