Google+

Fútbol de los 70, 80 y 90 con todo tipo de documentales de fútbol (cracks, jugones, ...)

En 1993 un joven centrocampista irlandés llega a Old Trafford de la mano de Sir Alex Ferguson. Empezaba una historia de amor-odio en Manchester. Porque Roy Keane era así, o lo admirabas o lo odiabas, no había término medio.

Frases como: “me he peleado con tanta gente que no se a quien darle la mano antes de cada partido” le convierten en un auténtico “bad boy” de la Premier League, aunque también destacaba por su fútbol apasionado y la manera de capitanear al equipo. El irlandés era todo pundonor y lucha con una capacidad de llegada increíble, lo que en las islas llaman un “box to box”, puesto que a pesar de ser un mediocentro defensivo solía ver puerta a menudo. Su enorme carácter ganador le permitía ser el capitán perfecto a la hora de ser la mano derecha del míster y su prolongación en el campo, motivar a sus compañeros creando un vínculo de confianza total que les hacía sentir en cualquier momento que “Keano” no les fallaría nunca. El periodista Borja Barba define esa sensación a la perfección:

Roy Keane

     “Es un ser despreciable. Todo el mundo comparte esa afirmación. Un canalla, un pendenciero, un hijo de puta. Pero es ‘nuestro hijo de puta’. Es ese tío que está dispuesto a partirse la cara por defender la causa, nuestra causa. Un fulano al que poco le importan las consecuencias personales, porque él mira por el colectivo. Siempre. Cuida cada detalle. Que nadie se meta con los nuestros, porque como él se entere le arrancará la cabeza y le dejará bien claro con quién puede y con quién no puede meterse. Es la guerra sobre el césped llevada casi al extremo. Lo que alguien acertaba a definir, en esencia, como una suerte de moderna guerra de tribus”

Sus numerosas peleas dentro y fuera del campo, sus broncas con entrenadores, prensa y demás quizás empañaron un poco su gran fútbol. Memorables los enfrentamientos con Alan Shearer y Patrick Vieira; con el francés siempre había algún conflicto. Recuerdo un Arsenal - Manchester United en 2005 en el que el capitán “gunner” antes de salir al campo le recriminó algo a Gary Neville, entonces la furia de Keane saltó sobre el galo diciéndole que no podía meterse con uno de los suyos y que lo vería dentro del terreno de juego. Es cuando el colegiado decide separar al irlandés e intentar calmarlo mientras éste pone una mirada llena de ira ( la misma de antes de empezar todos los partidos).

Otra historia de “Keano” es la bronca que tuvo con el seleccionador de Irlanda Mick McCarthy en el Mundial de Corea y Japón 2002. El capitán se quejaba de las malas condiciones que tenía la concentración: “No es un capricho de estrella, el campo de entrenamiento, el aeropuerto, el viaje… No puedo imaginar un sitio peor en el mundo para haber venido. No creo que sea mucho pedir que al menos hubieran regado el campo, es muy peligroso, está duro como una piedra. Un par de compañeros se han lesionado y me sorprende que no hayan sido más. Pero, claro, somos Irlanda, una risa, una broma. No deberíamos esperar mucho más”. Esto desencadenó un fuerte encontronazo con su entrenador al que le dedicó frases como: “Tu fuiste una mierda de jugador, una mierda de entrenador. La única razón por la que he tenido relación contigo es porque, nadie sabe como, eres seleccionador de mi país y ni siquiera eres irlandés, eres inglés” o “Tu Copa del Mundo te la puedes meter en el culo”. Lo que originó la expulsión del capitán de la concentración. Pocos días después la prensa le acosaba pero Roy no se escondía, salía todos los días a pasear con su perro. “A diferencia de los humanos, los perros no hablan mierda” solía decir el centrocampista.

Quizás el capítulo más grave en la vida deportiva de Roy Keane fue la venganza que se tomó por su cuenta con Alf-Inge Haaland. En una acción con el defensa noruego, Keane cae lesionado con una rotura de ligamentos que le mantuvo 6 meses en el dique seco mientras Haaland sonreía diciendo que estaba fingiendo. Cuatro años mas tarde, en un Manchester United – Manchester city, Roy le rompe la rodilla a su adversario en un balón dividido. Keane cita en su biografía: “El que la hace la paga. Él tuvo su recompensa. Me lesionó y mi actitud es de ojo por ojo. Hay cosas de las que me arrepiento, pero esa no es una de ellas”.

A pesar de todos los episodios y broncas, el irlandés era un grandísimo futbolista de los que ya no quedan. Con el Manchester United lo ha ganado todo: 7 Premier League, 4 Copas de Inglaterra, 5 Community Shield, 1 Champions League y 1 Copa Intercontinental. Además de retirarse ganando 1 Liga con su equipo de la infancia, el Celtic de Glasgow.

Pasión +  fuerza + pundonor + liderazgo = Roy Keane.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>